Alimentos Reguladores o Protectores

Los Alimentos Reguladores o Protectores

Los alimentos ofrecen una serie de nutrientes muy importantes para el mantenimiento de la vida, el organismo de cada persona requiere hidratos de carbono, proteínas, grasas, minerales, vitaminas y agua, también conocidos como alimentos constructores, alimentos energéticos y alimentos reguladores o protectores, estos últimos son muy necesarios en el organismo, porque permiten que los órganos y sistemas del cuerpo funcionen muy bien.

¿Qué son los Alimentos Reguladores o Protectores?

Los alimentos reguladores o protectores cumplen una función vital para la vida misma, ya que son los responsables de garantizar el buen funcionamiento de todos los órganos y sistemas del cuerpo, gracias a la cantidad de nutrientes y vitaminas que ofrecen para reforzar el organismo en todos los espacios, también contienen el agua necesaria para realizar el transporte de dichos elementos.

Son alimentos que permiten regular el metabolismo del ser humano, es por ello que la ingesta de estos alimentos favorece la visión, fortaleciendo los tejidos relacionados a la vista y otros órganos, conservan la salud de la piel, huesos, encías y dientes. También ayuda a la digestión y previene el estreñimiento, gracias a su contenido de fibra, logrando así que el cuerpo continúe funcionando.

Estos alimentos son ricos en vitaminas y minerales, siendo las primeras parte fundamental de la formación de hormonas, material genético, células sanguíneas y sustancias químicas del sistema nervioso. Por otra parte, los minerales además de cumplir funciones similares a las vitaminas, también favorecen la formación y el fortalecimiento de algunos tejidos.

Alimentos Reguladores o Protectores

Influencia del consumo de Alimentos Reguladores o Protectores

Los alimentos reguladores o protectores cumplen varias funciones muy importantes para el cuerpo humano:

  • Favorece las funciones gastrointestinales, es decir que el tránsito intestinal cumple el tiempo adecuado para proceder a desechar los residuos que no ofrecen beneficio alguno al organismo.
  • Metabolismo de macronutrientes, facilitando el metabolismo de hidratos de carbono, aminoácidos y ácidos grasos para que de esta manera el organismo absorba el mayor número de nutrientes, vitaminas y minerales.
  • Ayuda al feto en las mujeres que están gestando, ofreciendo una gama de nutrientes tanto a la madre como al bebe no nato.
  • Modifica el humor.

Cuando la persona ingiere suficiente cantidad de alimentos reguladores o protectores se evidencia en su aspecto físico, ya que al encontrarse equilibrado todos los procesos del cuerpo, entonces todo el sistema marcha perfectamente, caso contrario al existir un déficit de estos alimentos, la persona se siente débil, su piel y cabellos son opacos, entre otras características.

el consumo de Alimentos Reguladores o Protectores

¿Cuáles son los Alimentos Reguladores o Protectores?

Los alimentos reguladores o protectores pueden ser de origen animal o vegetal, como se puede observar a continuación:

Vitamina A: Influye en el mantenimiento de la piel y el cabello: aceite de hígado de bacalao, hígado de res, huevos, pescados en general, leche y sus derivados enteros; y los alimentos de origen vegetal que contienen esta vitamina: zanahorias crudas o cocidas, calabazas, brócoli, coles, espinacas, batatas, alcachofas, acelgas, berro, espárragos.

Vitamina B: Regula los sistemas nervioso y digestivo, interviene en el crecimiento y la división celular, ayuda a cuidar el corazón y las arterias, fortalece el sistema inmunológico. Se puede obtener de alimentos de origen animal, a través de sus vísceras, carne de res, pollo o cerdo, huevos. También se obtiene de fuentes vegetales, como cereales integrales como arroz, trigo, avena, entre otros; legumbres como la soja, los guisantes, lentejas; también los frutos secos y semillas como las nueces.

Vitamina C: favorece la formación de tejidos y brinda protección al organismo de diferentes virus, y su deficiencia se evidencia en un estado de debilidad en el cuerpo, aparición de hematomas, dificultad para cicatrizar heridas, algunos problemas en los huesos. Esta vitamina se obtiene de fuentes vegetales como el brócoli y pimientos, así como en las frutas cítricas como limones, naranjas, mandarinas, limas, entre otros.

Vitamina D: Incide en la formación y fortalecimiento de huesos y dientes, y se obtienen de origen animal como pescados grasos (atún, salmón, bacalao, sardinas), huevos, vísceras, en especial hígado lengua y corazón, lácteos en especial los quesos. Si requieres fuentes de origen vegetal, estas son muy limitadas, algunos hongos, bebida de soja y algunas algas, pero las cantidades de esta vitamina son mínimas.

Y algunos minerales que influyen en el desarrollo de ciertos tejidos del cuerpo:

Zinc: Se encuentra de los frutos secos, legumbres, quesos, mariscos, hígado y otras vísceras.

Cobre: Se obtiene del hígado de res, calamares, ostras y frutos secos.

Calcio: Lo pueden absorber de los productos lácteos y sus derivados.

Fósforo: Lo contienen las carnes y pescados, lácteos y derivados, cereales integrales y los frutos secos.

Cuáles son los Alimentos Reguladores o Protectores

Con la correcta ingesta de alimentos reguladores o protectores, la persona logrará percibir todos los beneficios de los diferentes grupos de alimentos y además fortalecer tejidos y sistemas que ejecutan importantes acciones en la salud.

Deja una respuesta